jueves, 1 de mayo de 2014

COMPETENCIAS PROFESIONALES: SU APRENDIZAJE DEPENDE DE TÍ


FUENTE: MANU FANDOS, CEM RECURSOS HUMANOS

IMAGEN

La definición que aparece en la wikipedia de la palabra competencia es: “la capacidad de poner en operación los diferentes conocimientos, habilidades, pensamientos, carácter y valores de manera integral en las diferentes interacciones que tienen los seres humanos para la vida en el ámbito personal, social y laboral.”

O sea, cuando hablamos de competencias hablamos de conocimientos y habilidades. Por lo tanto, un dato a tener presente es que las competencias SE PUEDEN APRENDER.

Hay diversas clasificaciones de competencias. Se habla de competencias técnicas, sociales; metodológicas, participativas, personales, etc.

Para el tema que nos interesa, nos vamos a basar en el modelo ISFOL (Instituto para el trabajo y la formación italiano). Este modelo organiza las competencias en tres grandes bloques:

Competencias técnico-profesionales, competencias de base y competencias transversales.


1) Técnico-profesionales: conocimientos teóricos y técnicos específicos para el desarrollo de una actividad.

2) De base: Relacionadas con los conocimientos del mercado laboral y gestión de recursos y conocimientos básicos que ha de tener el individuo: saber leer y escribir, conocimientos de idiomas, alfabetización informática…

3) Transversales: Necesarias para actuar en diversas ocasiones. No son propias de una ocupación. Se refieren a competencias de relación, de gestión de la actuación…

Las competencias de base se desarrollan en las primeras etapas educativas. Sería un conocimiento básico general, que según la época ha ido variando. Por ejemplo, hace cuarenta años no se nos habría ocurrido incluir aquí competencias idiomáticas u ofimáticas, pero hoy en día son vitales a cualquier nivel.

Las competencias técnicas se desarrollan cuando aprendes una ocupación. Al estudiar y al trabajar.

Las competencias transversales, también se aprenden en el día a día, aunque también tienen una parte “innata”. Estas competencias nos permiten interactuar con el entorno. Algunas de ellas serían el autocontrol, asertividad, polivalencia, empatía, trabajo en grupo, liderazgo…

Una clasificación de competencias transversales podría ser la siguiente:

IMAGEN 1

IMAGEN 2

IMAGEN 3

No os confundáis, no hay que desarrollar todas las competencias a un mismo nivel. Habrá ocupaciones que requieran unas competencias concretas. Por ejemplo: ¿Os imagináis cómo reaccionaría una persona polivalente, con iniciativa, con habilidades comunicativas en un trabajo monótono y rutinario?

Es importante conocer nuestras competencias y las competencias del trabajo deseado, para ver así si podemos desarrollar nuestras competencias hasta el nivel que el mercado laboral nos exige para ese puesto concreto.


Referencias


Document SOC : treballar les competències. 2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por visitar EL BLOG DE LA ORIENTACIÓN LABORAL y por tu comentario.

Saludos.